El Proyecto Krahe

Proyecto Krahe

  Introducción
  Novedades
  Bibliografía
  Los artículos del PK
  La revista de prensa
  Las fotos del PK
  Las citas del PK
  Contacta
  Sobre el PK
  Actuaciones
  Foro


Javier Krahe

El Proyecto Krahe (PK), Cancionero Virtual, surge en Septiembre de 2001 con el objetivo de ser lugar de encuentro y a la vez escaparate de la obra del cantautor Javier Krahe. Después de una travesía de casi cuatro años, el Proyecto Krahe tiene el orgullo de exponer todas sus canciones editadas en sus diez discos oficiales, de su disco homenaje y otras que aún no han sido editadas, véase Miscelánea. Así como una sección de artículos sobre Krahe, recortes de prensa, citas, etc. El Proyecto Krahe se edita en dos versiones una HTML y otra más completa en formato PDF, para ambas la sede oficial del Proyecto Krahe es nuestros sitio web http://www.proyectokrahe.org. El Proyecto Krahe es una obra colectiva e independente de Javier Krahe.

Vamos ahora explicar quién es Javier Krahe y porqué merece nuestra atención. Javier Krahe es un cantautor español que hace sus primeras actuaciones públicas a principios de los 80, auspiciado por Chicho Sánchez Ferlosio. Krahe huyó de la canción protesta de la transición, contagiado por la corriente renovadora de la canción de autor francesa de finales de los años cincuenta, encabezada por Georges Brassens. Brassens renovó el género cantando con ironía y humor a los amigos y las mujeres, huyendo de los convencionalismos de la sociedad francesa del momento. Brassens trasladó la música a un segundo plano dejando a la letra el protagonismo necesario para transmitir un mensaje, lo cual le valió que llamaran a su música simplista (véase El rincón de Brassens).

Javier Krahe tomó el estilo de Brassens, pero carece de su talento musical. Sus músicas son paupérrimas, su entonación es francamente circunstancial. Pero a cambio Javier Krahe hace uso de una ironía mordaz, desenfrenada retratando la sociedad. Es sarcástico e irreverente en canciones como Mi mano en pena (IPK72), filosófico y depresivo en Sr. Juez (IPK24), misógino en Sra. Juez (IPK82), continuación de Sr. Juez, pero también puede ser romántico como en Paréntesis (IPK42), eso sí sin perder la ironía. Las mujeres son el tema central de su obra, y como él dice no va dejarlo pues "le da repertorio". En su música la realidad se convierte en broma y el esperpento se funde con el mundo real.

Javier Krahe lleva más de 20 años haciendo música fuera del marketing, teniendo un público reducido pero fiel, que espera con impaciencia sus nuevas canciones. Su producción es, desde mi punto de vista, irregular pues todos sus álbums tienen canciones espléndidas y otras de muy baja calidad. En sus tres últimos discos ha incluido canciones, muy originales que se salen de su producción habitual: en "Sacrificio de Dama" Pijama blanco (IPK57) con coros de sus hijos Violante y Marco, en "Versos de tornillo" Alta velocidad (IPK66) en homenaje al AVE y en "Dolor de garganta" la canción minimalista Sra. Juez (IPK86). Al principio de su carrera estuvo fichado por la multinacional Sony, pero ante su insistencia de no someterse al marketing, de controlar sus actuaciones televisivas, Sony rescindió su contrato y desde los 90 ha encabezado varios sellos alternativos como Lollipop y ahora 18 Chulos. En su último trabajo Cábalas y Cicatrices, grabado en directo en Café Central de Madrid, Krahe huye del simplismo habitual y se sumergen en melodías cuidadas, llegando a usar una habanera, imitando la música del quatrochento italiano.

El nombre del proyecto está basado en el Proyecto Gutenberg, digitalización de las obras de la literatura universal. El Proyecto Krahe está bajo la licencia Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 2.0, veáse la licencia del PK.

El Proyecto Krahe está abierto a toda colaboración, tanto a transcripciones de canciones ya catalogadas (con el IPK, índice del Proyecto Krahe) o sin catalogar, como a comentarios de canciones o reseñas varias. Mándenme las colaboraciones a alfonsoarrobaproyectokrahe.org o a través del formulario verde.

Alfonso Saura Espín, Mayo de 2005.