Las fotos del PK

Proyecto Krahe

  Introducción
  Novedades
  Bibliografía
  Los artículos del PK
  La revista de prensa
  Las fotos del PK
  Las citas del PK
  Contacta
  Sobre el PK
  Actuaciones
  Foro


Javier Krahe



  1.  Algunas consideraciones sobre la música de Javier Krahe.
  2.  Las publicaciones sobre Javier Krahe.
  3.  Krahe y la civilización.


1. Algunas consideraciones sobre la música de Javier Krahe.

Franco Bongioanni.
Estudiante de Licenciatura en Música en el Instituto Superior de Música.
Facultad de Humanidades y Ciencias.
Universidad Nacional del Litoral.
Santa Fe, Argentina.
frabongioarrobayahoo.com.ar

Pequeña explicación.

¿Cómo es posible que gente escuche Javier Krahe en la pequeña y húmeda ciudad de Santa Fe, Argentina? Conocimos la música de Krahe a través de Sabina, por la versión de Cuervo ingenuo del disco "en directo" de Sabina. Luego conseguimos de un padre que viajó a España dos discos: La mandrágora y Elígeme. Éste último superó las expectativas y nos llevo a conseguir el resto de la discografía, por encargo a familiares que "cruzaron el charco". Este artículo es parte de una pequeña monografía que presentamos para rendir una materia práctica en la que tocamos algunos temas del Krahe.

Más:  

2. Las publicaciones sobre Javier Krahe.

Pese a ser un cantautor poco conocido Javier Krahe tiene tres libros publicados, dos libros de canciones firmados por él y un libro bibliográfico firmado por Ángel Vivas.

Más:  

3. Krahe y la civilización.

Miguel Barrero.
miguelbarreroarrobagmail.com

Aunque resulte extraño a estas alturas, aún quedan artistas que no se dejan caer por las fiestas de guardar, que huyen de los fastos promocionales como alma que lleva el diablo y pasan de salir en la tele porque no necesitan más respaldo que el que les ofrece su propia obra. No hace falta rastrear demasiado en tan selecto grupo para toparse de bruces con un individuo flacucho, escuchimizado, quijotesco, que (para desesperación de los gurús de lo musicalmente correcto, tan duchos a la hora de llenarse los bolsillos como indefensos cuando se trata de buscar una explicación a todo -y no es poco- lo que escapa a sus postulados) jamás ha ganado un premio ni puede presumir de ventas millonarias y, sin embargo, no para de llenar aforos por doquiera que pise. Y no de cualquier manera. Asistir a un concierto de Javier Krahe, contemplar de primera mano su maestría escénica, es asistir a una suerte de ceremonia de confraternización entre varios centenares de amables desconocidos en torno a unos versos que, sin quererlo, terminan por ser más esclarecedores que todos los tratados de psicoanálisis que en el mundo han sido. Bajo las rimas inesperadas, tras la cortina de unas narraciones surrealistas o directamente hilarantes, creen encontrar las claves de un tiempo y un mundo que día a día se les oculta tras los ríos de tinta de los periódicos, y por ello salen de allí felices, exultantes, con la firme esperanza de poder asistir una vez más a un milagro cuyo artífice, entre bambalinas, no alberga más intención que la de tomar unas copas antes de emprender el regreso a casa. Porque lo mejor de todo esto, lo que cierra completamente este círculo de cábalas y cicatrices, es que a él esta historia le gusta. Y se le nota.

Más: